Papá, querido papá…

Texto y fotos: Carolina Vilches

Nicolás con su papá

Omar hubiera querido presenciar el nacimiento de su hijo, pero la necesidad de una cesárea urgente hizo imposible su deseo. Así que tuvo que esperar la noticia en un pasillo del hospital materno, y luego “meter cabeza” para verlo. “…qué decir del primer encuentro, la sensación fue de alivio al saberlo sano y saludable,…y lindísimo, pero eso es chochera mía…”

Omar con su pequeño hijo

Omar con su pequeño hijo

Llegar a la decisión de acogerse a la licencia de maternidad no fue un gran reto, él y Ludmila analizaron bien los pro y los contra, ambos son profesionales y desempeñan cargos de alta responsabilidad en la construcción, pero la necesidad de que continuara entrando en el núcleo el mayor salario fue decisiva: papá se acogerá a la licencia y mamá irá a trabajar una vez terminado el puerperio. Es verdad que papá no puede amamantar al bebé, pero eso lo resolvieron extrayendo la leche materna por medios mecánicos y dándosela al pequeño Nico en biberón, en cantidades y horarios recomendados por la doctora de la familia.

Omar y Ludmila con el pequeño Nico

Omar y Ludmila con el pequeño Nico

“Desde que nos casamos (2003) yo quería tener descendencia, sobre todo porque siempre me quedé con el deseo de disfrutar mejor a mi primer hijo, Alain, con el que no conviví por estar trabajando en Varadero. Siempre le comenté a Lud que de ser necesario, yo me acogía a la licencia. Para mi es muy simple, pienso que los hijos son asunto de ambos padres, tanto papá como mamá tienen responsabilidades con su crianza y cuidado, y deben decidir que es lo mas conveniente para la familia”

Pero no todo resultó color de rosa. Hubo incomprensiones, burlas, rechazo… “La primera vez que se lo comuniqué a mi jefe inmediato me lo tomo como un chiste y estuvo un rato riéndose. Entonces aproveché una reunión del consejo para repetírselo en presencia del jefe de la empresa, y cuando comprendieron que era cierto se quedaron atónitos. A partir de ese momento mis compañeros me han dicho de todo, casi siempre en tono de broma, cosas como que la ley de “paternidad” viene de “pato”. El único que ni se sorprendió fue el jefe de recursos humanos, que enseguida me dijo: -no hay problemas, solo necesito que lo solicites por escrito”

Omar carga a su hijo

Omar carga a su hijo

Claro está que no es tarea fácil, pues no le resulta cómoda la posición de “amo de casa”. Por otra parte, sabiendo lo necesario de su aporte laboral, acordó apoyar la empresa en todo lo que pudiera, y va 3 o 4 veces a la semana unas horas, contando con la ayuda de Raquel, la abuela del bebé. Aún así tuvo que posponer sus aspiraciones y perspectivas como profesional, “…pero de todas maneras pienso que fue una buena elección, por ahora lo disfruto muchísimo y no cambio por nada el haber conocido lo que significa que tu hijo de 3 meses te vea y te lance una sonrisa desdentada y diga un “uhh” de satisfacción, creo que todo el tiempo que le dedico es poco, y el me lo paga con creces”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: